todos los enigmas en un solo lugar

Javier Bosque, el hombre que pudo grabar el sonido de un Ovni

Aquella noche del 21 de junio de 1972, Javier Bosque, un seminarista de 20 años de edad, se encontraba en su habitación en la Escuela Pías de Logroño.

Luego de grabar algunas canciones con su guitarra en un viejo magnetófono, se acostó en su cama para leer un libro. No obstante, en un momento dado, notó que afuera de su habitación, para el lado de la calle, había una extraña luz. Una luz que iluminaba su ventana, mucho más que otras veces.

“Estaba leyendo un libro y vi que había más luz en la habitación que de costumbre. En aquel tiempo, en la calle de enfrente, había un convento de paredes oscuras, allí no había nunca luz, excepto una vieja farola de la misma pared del antiguo edificio.

Me extrañó porque vi la ventana muy iluminada. Dejé de lado el libro y me quedé observando los cristales que proyectaban una fuerte luminosidad desde la calle”, relató el sacerdote.

 

Posteriormente sobresaltado, vio que el ventanal se abría de par en par dando el paso a un extraño objeto que tenía forma de balón de futbol americano, de unos 50cm de ancho, de un material metálico y muy brillante.

“Era un aparato sólido, que entró levitando a mi habitación, no se movía como si fuera un globo, sino que su trayecto era recto, lineal. Se acercaba amenazante, mientras yo me iba hacia atrás, tapándome con las sábanas, en un acto de autoprotección” comentó el seminarista.

El aterrado hombre cuenta que el objeto se detuvo a unos pocos centímetros de él, tomando una posición estacionaria en la horizontal, pero efectuando un pequeño movimiento descendente.

El aparato, no emitía sonidos, salvo una pequeña vibración.

Luego de unos segundos interminables, el seminarista logró reaccionar, acordándose que en su velador tenía un aparato grabador de audio, aquel que había ocupado hacía poco rato para plasmar los acordes de su guitarra.

Lentamente sacó una de sus manos por debajo del cobertor y presionó la tecla de grabación del viejo aparato grabador, logrando un registro de audio nunca antes conseguido por un perceptor de este tipo de fenómenos.

Escuche la grabación obtenida por Javier Bosque:

 

Minutos después, el objeto se elevó a la misma altura media que ocupó para ingresar y se marchó lentamente a través de la ventana.

Una vez fuera, Bosque saltó de su cama corriendo hacia la ventana para observar el objeto, pero este ya había desaparecido.

Pero eso no fue todo, Javier Bosque contó que cuando el objeto se detuvo y comenzó a descender, se manifestó en su mente, o como si el sonido resonara en la parte central de su frente, una idea constante de “medir el tiempo”, una frase que se repetía constantemente y que no logró entender.
Otro hecho extraño es que, según su testimonio, aquella luz no era una luz normal, sino que parecía ser una “luz sólida” es decir, una luz capaz de “tocar” los objetos, como si fuera una extensión física del aparato, como una suerte de tentáculos.

Hasta la fecha, Bosque no entiende qué pudo ser aquel objeto y qué propósito pido haber tenido para entrar a su habitación.

“Por allí me dijeron que pudo haber sido un santo que bajó del cielo para visitarme, pero no.  No era nada místico, nada espiritual, eso era algo tecnológico, un aparato especial, una especie de máquina manipulada por alguien, de este u otro planeta” indicó el clérigo.

El audio fue examinado por las fuerzas militares de España y diversos investigadores. Todos ellos descartaron algún tipo de fraude o manipulación, pues con ningún aparato existente en esa época, fue posible duplicar o recrear el sonido conseguido por Javier Bosque.

Según algunas teorías de ufólogos se trataría de los llamados foo fighter, o caza de fuego, término empleado por los pilotos de combate de la segunda guerra mundial, para referirse a ciertos fenómenos aéreos que avistaban regularmente durante sus misiones.
Estos eran descritos como esferas de apariencia metálica o bolas luminosas, que aparecían individualmente o en grupos.

Aunque muchas veces perseguían o acompañaban a los aviones militares, no existe constancia de que algún foo fighter haya intentado algún tipo de ataque o interacción.

Se caracterizaban por su alta velocidad y maniobrabilidad más allá de las posibilidades desarrolladas en la época; los relatos indican que podían acelerar o decelerar instantáneamente, o flotar estacionarios.

Artículos relacionados

Ovni se cuela en pleno despacho informativo

La noche del 8 de mayo, mientras Darío Menor, corresponsal en Roma de un informativo español realizaba un contacto en directo con la cadena televisiva, apareció a sus espaldas un singular objeto volador que los televidentes identificaron como un OVNI. El objeto que se ve claramente por la pantalla sobrevolar el monumento romano Castillo de […]

Las grabaciones de ovnis que hizo públicas el gobierno de EE.UU.

Se asemejan a platillos voladores y parece que no hay una explicación de por qué aparecen allí. Así lo informó este lunes el Departamento de Defensa de EE.UU. al dar a conocer tres videos de objetos voladores no identificados (ovnis) que fueron grabados por pilotos estadounidenses. El Pentágono señaló que difundía los videos, que se […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *