El pasado 25 de septiembre de 2020, una multitud de personas ubicadas en las provincias de Sevilla, Córdoba y Cádiz, en en España, pudieron ver una brillante bola de fuego que cruzó el cielo nocturno.

El evento astronómico fue grabado por los detectores del proyecto SMART, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el cual indicó que la roca que originó este fenómeno entró en la atmósfera cerca de las 23 horas a unos a unos 39 mil km/h, procedía de un asteroide.

El choque con la atmósfera a esta enorme velocidad hizo que la roca se volviese incandescente, generándose así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 80 km sobre el noreste de la provincia de Sevilla.

Desde allí avanzó en dirección noreste, entrando así en Córdoba y extinguiéndose a unos 26 km de altitud sobre el noroeste de esta otra provincia.