todos los enigmas en un solo lugar

Conozca la terrorífica “Isla de las Muñecas” en México

A 20 kilómetros de la ciudad de México, existe una zona conocida como Xochimilco, formada por casi 200 kilómetros de canales navegables y naturaleza.

Allí, entre las muchas pequeñas islas que hay se encuentra una especial, una isla que destaca por su macabra historia y, especialmente, por su aterrador paisaje. El lugar recibe el nombre de “Isla de las muñecas” y, como su nombre indica, está repleto de muñecas que ponen la piel de gallina a todo aquel que se acerque. En el centro de la isla encontramos una pequeña casa, habitada en su momento por una única persona, Julián Santana Barrera, que vivió en el lugar durante más de 25 años.

Desgraciadamente, el hombre falleció en el 2001, por lo que la casa quedo vacía, dejando un escenario fantasmagórico, con cientos de muñecas, muchas de ellas desmembradas, en el interior de la casa y colgando de la vegetación de la zona.

La leyenda de la isla dice que en la década de los 50, cuando Julián Santana vivía, una niña se ahogó en uno de los canales que cruza la isla al enredarse entre los lirios de la orilla. El hombre, que se encargaba de cuidar el original islote en total soledad, no pudo hacer nada por salvarla. Se dice entonces, que al poco tiempo de lo sucedido, el fantasma de la niña se aparecía en los sueños de Santana, al mismo tiempo, que comenzó a escuchar gritos y llantos en los alrededores de la isla, supuestamente producidos por la niña, quien buscaba atormentar al protector de la isla.

Sin embargo, lo que más impactó a nuestro protagonista fue la aparición de una muñeca en el agua al poco de morir la niña, la cual se decía que era de la niña ahogada. Ante el miedo por el fantasma de la niña y apenado por no haber podido salvarla, Julián decidió proteger su casa con muñecas de todos los tipos y tamaños, que funcionarían como guardianas.

A raíz de aquello, comenzó a encontrarse cada vez más muñecas abandonadas en los canales, las cual decidió colgar. Así, paso de unas pocas a más de 1500. Evidentemente, hablamos de muñecas abandonadas, por lo que su imagen infunde aún más miedo, a muchas de ellas les faltan extremidades, tienen las cuencas de los ojos vacías, están sucias o podridas.

Muchos consideran que esta historia no fue más que un imaginario ideado por él, pero leyenda o no, el hombre acabaría sufriendo el mismo destino que el de la niña. En el año 2001, un envejecido Julián Santana se acercó hasta uno de los canales para pescar acompañado de su sobrino. Allí, le confesó a su familiar que había una sirena en esas aguas que pretendía llevárselo desde hacía mucho tiempo. En un momento dado, el sobrino fue a ver como se encontraba el ganado que pastaba por la zona, pero cuando regresó con su tío, éste yacía muerto flotando en el río. La autopsia reveló que la causa de la muerte había sido un infarto.

Desde este momento, el lugar se quedaría con el nombre de la “Isla de las muñecas”, un lugar en el que el silencio se entremezcla con la tragedia y el misterio. Las leyendas dicen que cada noche, las terribles muñecas eran poseídas por el espíritu de la niña y acompañaban a Julián en sus últimos días.

Artículos relacionados

El bosque Hoia Baciu: Fantasmas, desapariciones y Ovnis

Se cree que el bosque, ubicado en Rumania, es un portal a otra dimensión. Cientos de personas han desaparecido en él, se han avistado OVNIS, se escuchan voces y risas de origen desconocido, y en su centro hay un gran circulo donde nada crece. El lugar está en Transilvania. El hogar de Vlad Tepes, el famoso […]

Extraña criatura

Encuentran supuesta criatura extraterrestre en Inglaterra

(cronica.com) Vecinos del área de Ainsdale, en Merseyside, Inglaterra, observaron en la arena de la costa los restos en estado de descomposición de una enorme y extraña criatura. Las autoridades correspondientes se acercaron al lugar con expertos, los cuales quedaron perplejos por el descubrimiento. Los especialistas indicaron que el cadáver poseía una cabeza identificable con la de […]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *