La noche del 8 de mayo, mientras Darío Menor, corresponsal en Roma de un informativo español realizaba un contacto en directo con la cadena televisiva, apareció a sus espaldas un singular objeto volador que los televidentes identificaron como un OVNI.

El objeto que se ve claramente por la pantalla sobrevolar el monumento romano Castillo de Sant’Angelo, situado en la orilla derecha del río Tíber, aparece de izquierda a derecha a gran velocidad.

La imagen, que se ha viralizado rápidamente en las redes socilaes, ha desatado un serie de hipóteisis, las cuales hablan de pájaros, drones e incluso de Ovnis, donde según algunos expertos en la materia, dicho artefacto contendría a su vez cuatro esferas luminosas unidas entre sí.

En las últimas semanas y en plena pandemia a causa del coronavirus, se ha producido un aumento inusual de avistamientos de extraños objetos voladores a través del mundo. 

Es decir, se ha informado de misteriosas luces o extraños cuerpos surcando la bóveda terrestre. Ejemplo de ello son los 87 avistamientos ocurridos en marzo en Bélgica, o los sucedidos en Reino Unido, Estados Unidos e, incluso, en España.